DECADA DEL 30

martes, 1 de marzo de 2016

COPA INTERCONTINENTAL 1984: CAMPEON




9 de Diciembre de 1984 - Tokio, Japón
Independiente (6' Percudani) 1-0 Liverpool -Inglaterra-

El equipo campeón del mundo. Parados: Goyen, Clausen, Trossero, Villaverde, Mrangoni, Enrique. Agachados: Burruchaga, Giusti, Percudani, Bochini y Barberón.

El cielo de Tokio no tiene ninguna mancha. El sol estalla sobre el Estadio Olímpico. Más de sesenta mil personas hacen sonar unas cornetas ensordecedoras. Sobre un terreno de juego en mal estado, los veintidós jugadores aguardan el inicio del encuentro. El árbitro brasilero Romualdo Arppi Filho, parado apenas unos centímetros dentro del círculo central, se lleva el silbato a la boca. José Percudani toca para Ricardo Bochini. Es 9 de diciembre de 1984. Independiente y Liverpool se enfrentan por la Copa Intercontinental.

El equipo entonando las estrofas del Himno Nacional Argentino.

El equipo dirigido por el inolvidable José Omar Pastoriza había obtenido su pasaje a Japón luego de vencer al Gremio de Porto Alegre en la final de la Copa Libertadores. El 1 a 0 en el partido de ida y el posterior empate en cero en Avellaneda, llevaron a Independiente a la obtención de su séptima copa. El equipo inglés por su parte, llegaba como campeón de Europa luego de vencer a la Roma por penales. Esta fue la primera final de Copa de Campeones que se definió desde los doce pasos y la primera, también, en la que el equipo derrotado jugó en su propio estadio.

El Bocha a puro amague ante los ingleses.

El partido del Rojo ante Liverpool se trataba de un choque muy especial, debido a que se trataba del primer partido entre clubes argentinos e ingleses tras la guerra de Malvinas. Sin embargo, cualquier resquemor quedó de lado ya que fue un partido de corrección ejemplar.

Villaverde y su categoría de impasable.

Partido parejo 
Fue una lucha cerrada, con pocas posibilidades de gol para ambos bandos. Hugo Villaverde, el extraordinario zaguero santafesino, anuló por completo al crédito del Liverpool, el centrodelantero galés Ian Rush.El equipo que dirigigía José Omar Pastoriza se impuso por 1 a  0 con gol del bragadense  José “Mandinga” Percudani, tras un gran pase de Claudio Marangoni.
Cabe recordar que aquel glorioso equipo tuvo también  a otros jugadores que fueron figuras del  fútbol argentino. : Bochini, Trossero, Clausen, Villaverde y Burruchaga

El Gol del Mundo de Mandinga Percudani.


Percudani el héroe
Percudani fue titular ocupando el puesto que habitualmente era de Sergio Buffarini, y solo había jugado las semifinales de la Libertadores  ante Nacional de Montevideo.  El atacante recordó “ La Intercontinental la jugué porque el Pato (José Omar Pastoriza) confió en mi persona. Tuve la suerte de que él se la jugó por mí, fui un tocado por la varita. Quizás había visto que los defensores del Liverpool eran medio lentos y gracias a Dios nací con rapidez. El torneo anterior había hecho 13 goles y me tocó hacer el servicio militar. Así que empezó a jugar Bufarini, yo era suplente y después cuando pude participar de la Copa del Mundo a los nueve minutos hice “el gol del mundo”. Es el destino.”
Se refirió a lo que le pasó por la cabeza cuando convirtió el gol “ Si vos ves la repetición del “gol del mundo”, eran 100 mil personas tocando cornetas, una vibración total. Cuando encaro para el arco, lo primero que pienso, como todo nueve, es adelantar la pelota. Lo hice dos veces con la derecha, justo cambié el pie y salí gritando el gol hacia el córner. Encima a los nueve minutos, recién empezaba el partido. Estaba muy trabado, era un encuentro bien de Copa y había que ganar como sea. Además, estaba muy fresco lo de las Islas Malvinas. En ese momento quería estar con mis viejos y mis amigos en Bragado,. Fue lo mejor que pasó en mi carrera: salir campeón del mundo y quedar en la historia del Rojo.”

Burruchaga y Giusti se abrazan con euforia a Percudani.

El goleador también dejó sus sensaciones acerca de lo que fue el primer choque entre equipos argentinos e  ingleses luego de la Guerra de Malvinas de 1982. “Estaba presente la mentalidad argentina, de que somos ganadores y que había que ganar como sea. Salvo (Carlos) Goyén, el arquero uruguayo, eramos todos argentinos. Un equipo inolvidable. Me tocó el servicio militar en City Bell, justo durante la Libertadores. Gracias a Dios tuve la suerte de tener un “Comando en Jefe” fanático de Independiente, así que me largó y me dejó ir a jugar. Pero ya Bufarini era titular y estaba haciendo goles por lo que tuve que esperar en el banco. Después da la casualidad de que el Pato confió en mi persona para ir a Japón y ponerme de titular. Sabio el Pato, je.”

Monzón, Pastoriza, el profe Kelly y Merlini estallan en festejos tras el gol.

Sobre la idea táctica de Pastoriza, Percudani expresó “ Independiente siempre salió a jugar de igual a igual en todas las canchas. Teníamos equipo para hacerle partido a cualquiera. Siempre fue de ganar y jugar bien. Si se hacía jugando mal, la gente se enojaba. Teníamos un plantel muy bueno. Se planificó para ganar y salió un partido bien de Copa, trabado. Después de haber hecho el gol tan rápido, se dieron dos o tres ocasiones en las que para mí cobraron mal el offside. Igual mejor, así quedé como el único goleador de la final”.


Marangoni domina la pelota entre los ingleses. Maranga fue autor del pase gol a Percudani.




Independiente: Goyén; Clausen, Villaverde (74' Monzón), Trossero, Enrique; Marangoni, Burruchaga, Giusti, Bochini; Percudani, Barberón. DT: José Omar Pastoriza.

Liverpool: Grobbelaar; Neal, Nicol, Kennedy, Hansen; Gillespie, Dalglish, Molby; Rush, Johnston, Wark (75' Whelan). DT: Joseph Fagan.

Arbitro: Romualdo Arpi Filho (Brasil).
Estadio: Olímpico de Tokio, Japón.
Espectadores: 62.000 personas.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada