DECADA DEL 30

viernes, 30 de enero de 2015

COPA INTERCONTINENTAL 1973: CAMPEON




Nadie daba ni dos pesos por Independiente. El año anterior había sucumbido irremediablemente ante el poderoso Ajax, dese de la naciente "Naranja Mecánica" apelativo que recibió la selección holandesa dos años después. Este año alegando falta de disposición de fechas Ajax declinó disputar la final de la Intercontinental. Fue así que el subcampeón de la Liga de Campeones, Juventus de Turín, asumió la responsabilidad de defender el prestigioso del viejo continente, pero con la ventaja de un solo partido y en territorio propio.

Independiente iba con todas en contra. Un puñado de amigos y familiares fueron los únicos que despidieron al equipo de Pipo Ferreiro en Ezeiza. Los medios gráficos argentinos ni siquiera enviaron periodistas para la cobertura del partido dejando la misma en manos de corresponsales de aquel país. 
Pero ellos confiaron en si mismos y la mística volvió a decir presente en el Olímpico de Roma en la que contaron con un curioso aliento: el de la tripulación de la Fragata Libertad surta en el puerto de Civitavecchia. 
El partido presentó alternativas cambiantes, un inicio con Independiente asumiendo el rol de dominador de las acciones plasmando con buen toque y clara circulación de la pelota el control territorial, pero eso se diluía al llegar al cerrojo que proponía Juventus con tres en el fondo, el stopper Morini encimando a Maglioni, más un líbero (Salvatore) y un volante defensivo (Cuccureddu). 

No obstante cuando la escuadra italiana pasó a dominar, la defensa roja (4 en línea) estuvo a la altura de las circunstancias, destacándose el Zurdo López por abajo y Pancho Sá por arriba. Si alguno de estos fallaba, las manos de Santoro garantizaban la inmunidad. 
Raimondo volvió a ser figura en el medio como en aquellas finales ante el Colo Colo con un sentido de la ubicación impecable para robar cada pelota que pasaba por su zona y distribuirla de la mejor manera. 
Juventus sufrió un bajón cuando al inicio del segundo tiempo Cuccureddu tira por encima del arco un penal inexistente que el belga Delcourt le cobró a Galván. A partir de allí el Rojo se soltó y comenzó a crecer la figura de ese Chaplín con cabellera rojiza y ensortijada llamado todavía "el pibe Bochini". 

Buscando a su compañero futbolístico y de la vida, Bertoni, el Bocha fue deslumbrando con su gambeta imparable, con su clásico saltito que esquivaba los guadañazos de los rústicos itálicos que no podían con la pelota ni con el hombre.
Pasan cinco minutos de la media hora y la jugada arranca en campo rojo por derecha: Commisso a Balbuena, de nuevo al cuatro y este a Raimondo, el hombre de gran visión del juego que descifran la jugada y deja en los pies de Bochini la resolución del ataque: el Bocha que avanza resuelto y busca a Bertoni, los tanos estáticos miraban pasar la pelota, Daniel que toca en pared para dejar a Bochini de cara a Zoff que sale a tapar jugándose el pellejo (llevaba casi mil minutos sin recibir goles) y el zarateño que la empala de derecha para marcar el gol que le daría la tan ansiada Copa Intercontinental, que le fuera esquiza en las tres ocasiones anteriores que la disputó. Independiente era el Rey del Mundo. 

LA FINAL:
Juventus 0: Dino Zoff; Luciano Spinosi (74' Fernando Viola), Sandro Salvatore, Francesco Morini, Gianpietro Marchetti; Franco Causio, Antonello Cuccureddu, Claudio Gentile; José Altafini, Pietro Anastasi, Roberto Bettega (75' Silvio Longobucco). DT: Çestmir Vycpálek
Suplentes: Massimo Pinoli, Giorgio Mastropasqua, Giuliano Musiello. 
Independiente 1: Miguel Angel Santoro; Eduardo Commisso, Miguel Angel López, Francisco Sá, Ricardo Pavoni; Rubén Galván, Miguel Angel Raimondo, Ricardo Bochini; Agustín Balbuena, Eduardo Maglioni, Daniel Bertoni (83' Alejandro Semenewicz). DT: Roberto Ferreiro.
Suplentes: Carlos Gay, Liber Arispe, Hugo Saggioratto, Mario Mendoza. 
Gol: ST 35' Bochini (I).
Incidencia: ST 2' Cuccureddu (J) desvió un penal.
Arbitro: Alfred Delcourt (Bélgica).
Asistentes: Ibáñes Sánchez (Esp) y Line Meyer (Aus).

No hay comentarios:

Publicar un comentario